El Protocolo en América Latina y su influencia multicultural.

Autor: Hortensia Orsini Ching

Cómo experta en Protocolo hablar de normas de comportamiento en Latinoamérica me lleva pensar que somos un crisol de culturas, la indígena, la europea , la asiática y la africana , de allí los grandes contrastes dentro de un mismo país.

Tomemos el ejemplo de las islas del caribe Republica Dominicana, costas de Venezuela y Colombia, donde el trato es muy cercano y especialmente afectuoso; por ejemplo, nos damos un beso al vernos y despedirnos. Existe mucha cercanía física en el trato, me puedo presentar a tu casa sin avisar. El tema de la puntualidad es poco relevante, retrasos hasta de dos horas pudieran parecer normales. Este rasgo lo tenemos del africano.

En contraposición tenemos las ciudades cercanas a la Cordillera andina, como Santiago de Chile o Bogotá, donde encontramos mucha formalidad en el trato, el “usted” es muy importante, el respeto al trato con las personas mayores, las manifestaciones de afecto no son bien vistas: “Estas guapísima”, puede ser visto como acoso. Esto lo tenemos de la influencia europea y fue donde predominantemente se concentraron los españoles.

Del indígena tenemos el respeto a las estructuras jerárquicas; el abuelo, el padre son figuras de consideración y admiración. Es por ello por lo que en países como Ecuador y Perú con marcada influencia indígena vemos la gran veneración hacia figuras de poder.

En general: apreciamos mucho las reuniones familiares y entre amigos dentro de casa, el tema de las propinas, aquí son obligatorias y apreciamos mucho la invitación a una taza de café en el hogar. Cedemos el puesto a las damas y personas mayores en el bus.

El dominicano se enorgullece de recibir bien, no dudan en expresar lo que sienten. Del africano tienen el carácter jocoso, festivo, alegre y hasta por momentos poco ceremonial. Está influencia es tan marcada en las islas del caribe pues fue la puerta de entrada en el desembarco de los esclavos.

De todos estos contrastes todos tenemos un poco, esto quizás nos ayude a entender quienes somos y hacia donde vamos; sin embargo, siento que hay una conducta común en todos los pueblos de Latinoamérica, la HOSPITALIDAD y la cortesía: Mi casa es tu casa.

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *